La mantelería


Uno de los factores que puede contribuir al éxito de un restaurante es su decoración. De hecho, esta puede constituirse como uno de los elementos fundamentales para que la clientela se sienta a gusto y también puede presentarse como un elemento diferenciador con respecto a la competencia.

Aunque hoy en día se pueden encontrar establecimientos que optan por no usar mantelería, lo cierto es que vestir una mesa de forma adecuada es esencial en ciertos servicios de hostelería, como en salones de banquetes o en la alta restauración. Sin embargo, no se pueden establecer de forma estandarizada qué diseños o colores son los más idóneos o cuáles funcionarán mejor, puesto que esto siempre dependerá de la decoración del establecimiento y de la personalidad que se le haya intentado conferir a este. Debido a la importancia de este elemento, se recomienda tener ciertas consideraciones con respecto a la mantelería, las cuales pueden ser importantes a la hora de proyectar la imagen de su negocio.

La importancia de la mantelería:

Cuando se ofrecen servicios enmarcados en la alta restauración, la mantelería es un elemento importante que tendrá que conjugarse con otros con los que comparte espacio: el color de las servilletas, las copas, vasos, cubiertos o centros de mesa. Aunque sigue habiendo cierta predilección por el uso de manteles de color blanco debido a su fácil mantenimiento, la elección del color, decorado (pueden ser lisos, estampados, con figuras geométricas, rayados, con festones, bordados, etc.) y el material de los manteles (algodón, lino, poliéster, etc.), puede suponer cambios sustanciosos en la imagen del negocio y en la forma en la que la clientela lo percibe. Por otra parte, se aconseja que la elección de la mantelería se medite junto a la del tipo de mesa que se va a utilizar, pues ambos elementos tienen que estar en perfecta armonía. Para ello, es necesario tener una visión en conjunto con el objetivo de prevenir los problemas que se puedan derivar de la elección de estos detalles por separado.

 

 

 

 


Compartir este articulo
  • 1
    Share