La conservación de frutas y verduras


Como sucede con cualquier producto orgánico, las frutas y las verduras tienden a descomponerse con cierta rapidez, lo cual no solo provoca que el alimento se eche a perder y sea inservible para ofrecerlos en nuestro establecimiento, sino que también acarrea la pérdida de las propiedades de estos alimentos, como su sabor e incluso sus nutrientes.

Aunque no existe una fórmula exacta para que estos puedan durar más tiempo y conserven sus propiedades, lo cierto es que se pueden poner en práctica algunos consejos que prolongarán la vida de estos alimentos y que pueden ser útiles para aplicarlos en su negocio. Si bien existen algunos procedimientos muy concretos para conservar ciertas frutas y verduras, de forma general podemos tomar en cuenta las siguientes consideraciones que se exponen a continuación.

Una de las características de estos alimentos es su alto contenido en agua. Es importante tener en cuenta este factor, pues el agua que se desprende puede impregnar las paredes y el fondo del recipiente en el que estén almacenadas y acelerar la putrefacción. Se aconseja, por lo tanto, no guardarlos de forma hermética y que exista alguna zona de ventilación que impida la condensación del agua. Además, otro consejo es no lavar estos alimentos antes de almacenarlos, ya que el agua puede acelerar su descomposición. También se aconseja secarlos, en caso de que estén húmedos, antes de meterlos en la nevera, pues esto podría prevenir la aparición de hongos.

Por otro lado, se aconseja no mezclar las frutas y verduras que sean diferentes, pues cada uno de estos tiene un proceso distinto de maduración. En el caso de que estos no estén maduros, se aconseja que no se introduzcan dentro del refrigerador, ya que para evitar que se pudran es necesario esperar que hayan madurado fuera.


Compartir este articulo