La elección de la vajilla


 

Para que la imagen de un negocio de hostelería sea atractiva, hace falta tener en cuenta el menaje que se vaya a utilizar. La mantelería, las servilletas o la cubertería tienen que estar en perfecta armonía para dejar una buena impresión en el cliente, el cual se dará cuenta de que cuidamos los detalles y que velamos por nuestro negocio.

Aunque la comida es el elemento que más hay que cuidar en un restaurante o bar, la manera en la que la servimos también lo es. Lo cierto es que, hace unos años, en España no era frecuente que la vajilla variara mucho de un restaurante a otro o que, dentro de un mismo establecimiento, se usara más de un tipo. Sin embargo, hoy en día se sabe que para marcar la diferencia hay que apostar por la variedad y la creatividad.

Lo principal que se ha de tener en cuenta a la hora de elegir la vajilla, es que sea de un material fácil de limpiar e higiénico, por lo que se puede prescindir, en este sentido, de aquellos que sean porosos, como es el caso de la madera. También es importante que se tenga en cuenta que este tiene que ser resistente, pues probablemente sufra golpes y ralladuras, y también que lo sea a las altas temperaturas, pues el constante cambio de estas puede dañarla. Teniendo esto en consideración, es ideal que se busque una vajilla que, cumpliendo con todo lo citado, se adapte a nuestra economía, pues si se daña, tendremos que reponerla, lo cual puede acarrear un gran desembolso si optamos por una opción más cara y cuyo pago sabemos de antemano que no podremos afrontar más adelante. También recomendamos que se compren completas, puesto que si tenemos varios platos que pertenecen a diferentes vajillas, puede que desentone con el local o puede parecer que no hemos prestado atención a ese detalle, lo que proyecta una mala imagen.

Para marcar la diferencia, se puede optar por elegir una vajilla cuyos platos tengan diferentes formas o decoraciones atractivas y que sea difícil de encontrar en otros establecimientos. Por ejemplo, gracias a la popularidad que han alcanzado los restaurantes de comida asiática procedentes, sobre todo, de Japón o Tailandia, se ha abierto la veda para que otros restaurantes decidan utilizar boles o vajillas de inspiración oriental.


Compartir este articulo