El papel y el perfil profesional del camarero:


 

La figura del camarero es, junto a las demás que hacen posible el buen funcionamiento de un negocio de hostelería, una pieza fundamental. Aunque se puede pensar que las funciones de este se limitan a servir las mesas y anotar los pedidos, se trata de un pensamiento erróneo. El camarero debe preparar las mesas y cerciorarse de que la cubertería y vajilla están en perfecto orden o vestir las mesas y cuidar que estas tengan todos los elementos necesarios. Una vez que se hayan abierto las puertas al público, su principal función será atender las mesas o aconsejar, en caso de que fuera pertinente, qué platos se adecuan más a las necesidades de los comensales. Pero, sobre todo, para garantizar un buen servicio, este se encargará de estar pendiente a todas las necesidades del cliente. Una vez haya cerrado el negocio, entre sus tareas estará la limpieza y la preparación el local para abrir al día siguiente o para el siguiente turno.

Por lo tanto, en función de las tareas que llevan a cabo, se puede esperar que los camareros sean personas con capacidad de trabajar en equipo y bajo presión, que sepan estar atentos a los detalles para ofrecer un buen servicio  y que hablen más de un idioma, pues España es uno de los destinos turísticos preferidos de Europa, por lo que es de esperar que estos sean capaces de poder atender a los clientes extranjeros de forma adecuada.

¿Qué estudios se pueden cursar para ser camarero?

En España, los estudios que pueden dar la formación necesaria para ser camarero, es el ciclo de Formación Profesional de Grado Medio de Técnico en Servicios de Restauración, en el cual se aprenderá a efectuar facturación o cobros, a dar un buen servicio a los clientes, preparar los espacios, maquinaria o herramientas a utilizar.

Otras opciones serían los cursos privados o subvencionados dedicados a formar personal para la hostelería.


Compartir este articulo