Cómo prevenir el anisakis


La proliferación de restaurantes de comida japonesa y, en consecuencia, la tendencia por consumir habitualmente manjares exóticos como el sushi o el sashimi, ha provocado que el consumo del pescado crudo se haya puesto en el punto de mira debido al posible riesgo de contraer una parasitosis. Sin embargo, en nuestra gastronomía encontramos platos con los que también corremos el riesgo de sufrir un contagio, como es el caso de los boquerones en vinagre, el pescado macerado, marinado o en salmuera.

Pero ¿qué es el anisakis?

Se trata de un parásito que está presente en el pescado y que, de no tomar las medidas necesarias para eliminarlo, sus larvas pueden pasar al sistema digestivo humano. Este contagio puede provocar problemas estomacales como náuseas y vómitos y, excepcionalmente, la obstrucción del intestino o perforación intestinal, por lo que la prevención juega un papel importante a la hora decontrolar el contagio.

Consejos para prevenir el contagio:

Aunque es necesario que se tomen medidas preventivas desde la captura del pescado hasta que este se sirva al comensal, por ley, si se tiene un negocio de restauración o se ofrece cualquier servicio que implique la consumición de pescado crudo o poco cocinado, es obligatorio que este se congele antes de su consumición, pues de esta manera se puede eliminar al parásito. Por ejemplo, el Reglamento (CE) Nº 853/2004 establece que los pescados que se vayan a consumir crudos o poco hechos se tienen que congelar a -20° C durante unas 24 horas para cerciorarnos de que no quedan parásitos en ellos. Por el contrario, si el alimento se va a cocinar o va a ser sometido a un tratamiento térmico que alcance los 60° C, este procedimiento se puede obviar, pues este incremento de la temperatura favorece la eliminación del anisakis.


Compartir este articulo